Noticias literarias, Opinión

Bibliotecas: datos, curiosidades e iniciativas

Una biblioteca puede definirse, etimológicamente hablando, como el lugar donde se guardan libros. Pueden clasificarse atendiendo a varios criterios (usuarios, acceso, ámbito geográfico, etc.), pero las clasificaciones más utilizadas son las que proponen:

  • UNESCO: Nacionales, universitarias, escolares, especializadas y públicas.
  • IFLA (International Federation of Library Associations): generales de investigación, especializadas y aquellas que atienden al gran público.

Aunque ahora también existen las nuevas fórmulas de bibliotecas infantiles, como el bibliobús y las bebetecas y, por supuesto, las virtuales.

Pero ya lo dijo Gabriel Naudé: “La biblioteca es el lugar del ejercicio público de la razón“. Así que si las miramos desde el punto de vista social, las bibliotecas son lugares idóneos para la búsqueda del conocimiento y el desarrollo de una sociedad. Son la puerta de acceso a la cultura; fomentan la lectura, la alfabetización de las personas y el acceso al conocimiento; crean comunidades y buscan conectar a las personas; y además incitan el surgimiento de ideas, la creatividad y la toma de decisiones.

Somos muchos los que hemos pasado horas en ellas estudiando, trabajando o simplemente buscando refugio en alguno de sus cientos o miles de libros, así que voy a aprovechar este espacio para poner en valor su utilidad y dar unos cuántos motivos por los que debemos conservarlas.

¿Cuál es la biblioteca más antigua del mundo?

Se cree que las primeras bibliotecas aparecieron en el Mediterráneo oriental con el fin de guardar escritos religiosos y jurídicos necesarios para la vida de la comunidad. Sin embargo, la biblioteca más antigua (y famosa) del mundo es la biblioteca de Alejandría (Egipto), construida en el siglo III a.C., y que llegó a albergar 800.000 volúmenes.

biblioteca-alejandria-02
Recreación exterior de la Antigua Biblioteca de Alejandría (Fuente: Academia Play).

Creo necesario mencionar que, mil años después de la construcción de la biblioteca de Alejandría, fue una mujer musulmana, Fatima El-Fihriya, la persona que construyó la que se considera la biblioteca más antigua del mundo de la era común. Ocurrió en el año 859 d.C y lo hizo rompiendo los moldes y clichés machistas de la época al destinar parte de su herencia paterna a crear un gran centro de conocimiento que albergase una biblioteca, una universidad y una mezquita en el mismo lugar. Se encuentra en el centro de la medina de Fez (Marruecos), fue restaurada en 2016 por la arquitecta Aziza Chaouni y, en la actualidad, conserva más de 4000 libros, teniendo la mayoría de ellos 1200 años.

library-post.jpg

¿Cuál es la biblioteca más grande del mundo?

La biblioteca más grande del mundo es la Biblioteca del Congreso, en los Estados Unidos. Según su página web, cuenta con 167 millones de ítems en 470 idiomas diferentes. En su haber, posee ejemplares históricos como las únicas cuatro copias en perfecto estado de la Biblia de Gutenberg, y el borrador de la Declaración de Independencia de Estados Unidos.

17594r
Sala de lectura del histórico edificio Thomas Jefferson de la Biblioteca del Congreso, Washington, DC.

Las 5 bibliotecas más espectaculares del mundo

Sin contar las bibliotecas mencionadas con anterioridad a lo largo de este artículo, recopilo aquí las que, a mi parecer, son las bibliotecas más espectaculares del mundo.

Biblioteca Tianjin Binhai (China)

biblioteca_binhai_1

Con 33.700 m² y una capacidad para albergar 1,2 millones de libros, esta espectacular biblioteca ha sido denominada como “Mar de conocimiento” y fue concebida para circular, sentarse, leer o conversar… pero no para almacenar libros. Curiosidad: las filas más altas son una ilusión óptica fruto de placas de aluminio impresas.

Biblioteca George Peabody (Baltimore, Estados Unidos)

Biblioteca George Peabody (Baltimore, Estados Unidos) ALAMY

Construida en 1878, destaca por su amplia sala de lectura con lucernarios. Aunque las columnas y la decoración del interior parecen de piedra, son de hierro forjado. Curiosidad: durante los primeros años se iluminaba con luz de gas, lo que permitía abrir la biblioteca por las noches.

Biblioteca Pública de Stuttgart (Alemania)

Biblioteca Pública de Stuttgart (Alemania) GETTY IMAGES

Fue inaugurada en 2011. Se trata de un edificio de forma cúbica compuesto por 11 plantas (2 de ellas subterráneas) y que cuenta con más de 20.000 m² de superficie. Curiosidad: su fachada exterior se ilumina por la noche en diferentes colores, que lo hacen asemejarse a un gran cubo de Rubik.

Real Gabinete Portugués de Lectura (Río de Janeiro, Brasil)

Real_Gabinete_Portugues_de_Leitura_(8735773218)

Fundada por un grupo de inmigrantes portugueses (refugiados políticos) en 1837, alberga más de 350.000 ejemplares, entre los que se encuentran obras de gran valor relativas a la cultura en lengua portuguesa. Curiosidad: “Isolarem-se na doce recordação das coisas da pátria e na ilustração do espírito, pela leitura sã dos bons autores e dos periódicos da época“.

Biblioteca Klementinum de Praga (República Checa)

library_biblioteca_Praga_Prague

Abrió sus puertas en 1.722 como parte de la universidad jesuita y alberga más de 20.000 libros entre sus estanterías. Curiosidad: Con 20.000 m², es el segundo edificio más grande de la capital, por detrás del Castillo de Praga.

Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca (España)

800px-Old_Library_in_University_of_Salamanca_01

Fundada en 1.254​ por el Rey Alfonso X de Castilla, apodado El Sabio. Está situada en el edificio de las Escuelas Mayores, siendo la más antigua biblioteca de la universidad salmantina. Curiosidad: también fue la primera biblioteca universitaria de Europa.

Salvemos las bibliotecas

¿Por qué debemos salvar las bibliotecas? Para empezar porque, algo que no señalé del análisis del Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España, es que solo un 3,6 % de lectores habituales lo hace en las bibliotecas, cifra que ha disminuido respecto a 2017.

bibliotecas

Además, si miramos la forma en la que los lectores adquieren los libros, un 23,2 % llega a sus manos mediante un préstamo, de los que un 6,9% se tomaron prestados de una biblioteca.

biblio

Estas cifras demuestran la necesidad de salvar nuestras bibliotecas, algo que se han propuesto Ana Calatayud L. Alejandra García, cuya iniciativa #SalvemoslasBibliotecas, me parece digna de mención. “Salvemos las bibliotecas” nació allá por 2017 con un triple objetivo: fomentar que los jóvenes (y la gente en general) visiten más las bibliotecas, luchar contra la piratería y, en el caso de los blogs literarios, descansar un poco de las novedades editoriales. Pero nadie mejor que una de sus precursoras para contar en qué consiste: no es perdáis este vídeo del canal de YouTube de Ana (Delirios utópicos).

Salvemos_las_biblios

Por último, otras de las iniciativas puestas en marcha relacionadas con las bibliotecas es la campaña #MiLibroParaMadrid impulsada por el Ayuntamiento de Madrid durante la Semana del Libro, que invita a los ciudadanos a elegir el libro que le regalarían a Madrid. Los 100 títulos más sugeridos pasan a formar parte de la colección de la Red de Bibliotecas Públicas Municipales y, gracias a la cual, mi novela Ocaso se encuentra en algunas de las bibliotecas de Madrid.

Curiosidad: la imagen de portada de este artículo es el vestíbulo de la biblioteca de Geisel de la Universidad de California en San Diego (UCSD).

Y tú, querido lector, ¿quieres salvar a las bibliotecas?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.